NO SOY YO, SOS VOS

Yo no te entiendo. Desde que tengo uso de razón me dijeron que servías para hacer el bien, que tu misión era encauzar lo descarrilado. Que gracias a tu lucha y esfuerzo llegaste a ser el cuarto poder, más que el resto, pero menos de los que toman las direcciones de los países, del mundo. Eso es lo que me dijeron.

Yo no te entiendo. Siempre que te encuentro me mostrás las peores desgracias y tragedias. Exponés pública y únicamente todo lo engorroso y depravado que pueden ser los humanos. Hasta las miserias más mínimas no se te pasan por alto y las enaltecés como si fueran o estuvieran en el mismo rango que otras. Si hay pobreza, que se note aún más.

Yo no te entiendo. Desde que decidí rociarme con tu perfume de por vida, he notado que el olor se siente más intensamente cuando hay sangre, dolor, sufrimiento, engaño. Inadvertido pasa en los momentos en que el mundo pareciera teñirse de rosa.
Yo no te entiendo. Me ambiciona explorarte, conocer tus secretos más ocultos, verte maquillado y a cara lavada. Comprender tus penas y alegrías. Como un masoquista sigo bañándome en tu perfume, aunque cotidianamente me recomiendes que lo cambie.

Todo lo que me contaron de vos alguna vez me alcanza y me sobra para querer vivir contigo el resto de mi vida. Si bien hoy yo no te entiendo, me resisto a probar otros aromas, porque eso que una vez me contaron, me basta para luchar toda la vida para que seas lo que supiste ser y hoy no sos periodismo.

Acerca de Ignacio Pellizzon

Periodista, apasionado de la política y la escritura. Organizador del TEDx Rosario 2011. Fiel a MI BLOG: http://www.sabernopuedeserunlujo.blogspot.com.ar/
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.