Desapego

Recuerdo cada noche el inmenso dolor que abate mi alma. Mientras tú
disfrutas cada minuto de felicidad. Es incomprensible como puedes vivir, burlar
y jugar con mis sentimientos sosegados a un pasado de rivalidad amorosa.
Tu incertidumbre me consume como fuego a un bosque de mil hectáreas de
distancia. Tan solo quedan cenizas de aquel árido paisaje marcado por tus
huellas de destrucción.

Esta entrada fue publicada en Microrrelatos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario