Nueva normalidad

en esta puta normalidad
la calle es un desierto
de siluetas fantasmales

sombras que vagan
con las caras babeadas
bajo la tela de un remiendo

en esta puta normalidad
no se permite la alegría
están prohibidos la cordialidad y el aliento
reír
bostezar
dar un beso de lengua
son pecados capitales

la luna
el parque
un paseo por el alba
son imágenes del pasado

ya no son malhechores los que se ocultan
la cara
en medio de la noche
malvivientes son los que circulan
a cara descubierta
bajo un sol
que ya nadie recuerda

están prohibidos la cópula y el festejo
las manos son ocasión de peligro
estar cerca
equivale a estar muerto

en esta puta normalidad
es preferible esquivar que abrazar
perder que seguir
callar que correr
respirar
es un crimen atroz

por supuesto
morir está muy bien visto
eso sí:
se agradece que sea solo
rápido
y con barbijo

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario