MORITE, PERO LEGALMENTE

Hace unos días leí una noticia que por alguna extraña razón me dejó pensando y reflexionando. Mencionaba que en Estados Unidos en el 2012, de un total de 682 ejecuciones en 21 países, realizó 43 ubicándose en el quinto puesto de los que más hicieron uso de esta acción en nombre del Estado.

No me llamó la atención, porque es sabido que en lugares como Texas dentro del “American Dream” (sueño americano), aquellos que hayan cometido algún delito grave pueden ser sentenciados a Pena de Muerte, evitando que el Estado gaste dinero para mantenerlos con vida dentro de una penitenciaría.
Algo así como que el acto que cometieron no les da posibilidad alguna de que una porción de los impuestos que los habitantes tributan, sean derivados al servicio penitenciario para intentar “recuperarlos” y reinsertarlos nuevamente en la sociedad, sería un derroche de dinero en personas que no merecen seguir viviendo. Todavía hay mentes retrógradas que piensan así.
Al finalizar la lectura, se me vino a la mente como un flash Sierra Leona. Es un país que seguramente escuchaste o viste gracias a la película “Diamante de sangre”, la cual transcurre en medio de la Guerra Civil de dicha región y se mantiene a un pueblo sometido en la búsqueda de diamantes para financiar el conflicto bélico.
En Sierra Leona habitan poco más de 5 millones de personas, en su mayoría en un nivel de pobreza notable. Según indexmundi.com, un estudio realizado en el 2011 arrojó datos estremecedores. Hasta Julio de dicho año,  murieron 12 por cada mil habitantes, es decir casi 42 mil personas. La Tasa de Mortalidad infantil fue de 77 muertes cada mil nacimientos, la de Mortalidad Materna dio 970 sobre cien mil niños nacidos y la expectativa de vida no supera los 56 años.
La principal causa de muerte, según msf.mx (Médicos Sin Fronteras), se debe a una enfermedad que seguramente la conociste en algún libro de historia que leíste en el secundario, la Malaria. Actualmente parece de antaño que alguien fallezca producto de esta enfermedad en nuestro país, pero en África es muy frecuente. Se puede tratar con antibióticos e inyecciones.
La pregunta que se me suscitó tiene q ver con qué diferencias hay entre un Estado que avala la Pena de Muerte y un conjunto de Estados que implícitamente ejecutan la misma acción sin hacerse cargo de lo que sucede en otros países. A caso no somos responsables cuando una persona se muere de hambre, no nos moviliza en nada saber que un ser humano con toda una vida por delante fallece producto de una enfermedad totalmente tratable y curable, debido a que no tuvo la “suerte” de tener un recursos económicos para afrontarla.
Sin dudas que un individuo no puede cargar con toda la culpa de los males de este mundo, pero me llama poderosamente la atención que sea noticia el puesto en que está un país en el ranking de asesinos, cuando hay un continente entero oprimido y a la suerte de distintos colonizadores que explotan a una población en pos de un beneficio económico, sin siquiera moverles un pelo la muerte de un bebé por desnutrición.
Que paradójico que resulta enterarnos de las personas que un gobierno mata en otro país, cuando no sabemos cuántos son los que se mueren en nuestras tierras. Ni siquiera me refiero a una Nación, sino a una ciudad. En Latinoamérica la mayoría de los pueblos están por debajo de la línea de la pobreza, pero no se publica un podio de los líderes que menos hacen por su gente. Sabemos que contamos con regiones extremadamente ricas en producción de materia prima, y sin embargo aquí también hay muerte por desnutrición. Es inaudito.
No trato de escribir un artículo de concientización, pero teniendo la herramienta más poderosa que el hombre haya creado jamás, como internet, ¿No estaría bueno que por lo menos dejáramos un rato de lado Facebook, Instagram, Twitter y nos pongamos a leer un poco más sobre lo que sucede a 10 cuadras de nuestras casas o a 10 mil km de nuestro país?, la información está al alcance de todos y sin límites.

Pasamos a ser responsables cuando omitimos la realidad y evitamos hablar de cuestiones que pueden molestar. ¿No te parece extraño que teniendo internet hasta en un celular cada vez que lo utilizamos sea para ver las novedades en Facebook, Twitter, Whatsapp o algún que otro diario?; mientras nos siguen distrayendo con entretenimiento, muchos se mueren legalmente, porque las prohibiciones o las leyes que regulan los abusos se producen cuando el pueblo es consciente de éstos y le exigen a sus representantes que tomen medidas al respecto. ¿Es ilegal en el mundo morirse de hambre o de una enfermedad por no tener recursos?

Acerca de Ignacio Pellizzon

Periodista, apasionado de la política y la escritura. Organizador del TEDx Rosario 2011. Fiel a MI BLOG: http://www.sabernopuedeserunlujo.blogspot.com.ar/
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a MORITE, PERO LEGALMENTE

  1. Lucrecia Mirad dijo:

    El hambre en el mundo es un problema, de categoría financiera. Nosotros también.
    Lucrecia Mirad

Deja un comentario