Cuantas veces

Cuantas veces temblé
si apenas puedo recordar tu rostro,
clavar tu espada en la luna
y florecer en tus caderas.
Porque te supe huesos,
carne y creo también piel,
pero terminaste siendo espuma,
herida sin sal , un hermoso
diamante que no valía nada.
Esta sensibilidad mía
de no resucitarte en mi memoria
ésta sensibilidad mía
que te sabe a distancia ,
a indiferencia a ultimo adiós.
Como si despues del amor
ya no amado , no quedara nada
solo silencio , solo vacio,
solamente dolor.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Cuantas veces

Deja una respuesta