LOS TRIBUNALES DEL AMOR.

29 DE SEPTIEMBRE DE 1998:
Buenas tardes señor juez, me presento en los tribunales del amor atesiguar mi caso que mató mis iluciones y dejó mi alma en pedazo.
Un ladrón entró en mi vida, robó las llaves y entró en mi corazón, investigó todo y al ver que lo más valioso era mi corazón entonces decidió llevárselo .

QUE…  ¿CÓMO LO LOGRÓ?

Muy fácil señor juez, me compró con sus palabras y me envolvió con sus miradas. Me hacia sentir muy especial, querida, me hacia sentir una reina. Si supiera señor juez la ternura que me demostraba, si supiera lo dulce que eran los besos que me regalaba.Me había enamorado, sentía que su presencia me llenaba y su ausencia me vaciaba, sentía cosas hermosas y vivía un sueño increible.

QUE… ¿CÓMO SE PERDIÓ TODO ESE SUEÑO?

Mire señor juez la vida es así, hoy te hace reir y tal ves el día de mañana llorar. A mi me hizo reir como loca de alegria porque habia encontrado la otra mitad de mi vida, y sin embargo tambien me hizo llorar porque tal ves no era la persona para mi, pero el destino lo eligió así , quería verme reir, pero a su ves que aprenda a llorar.

QUE… ¿SI LO AMÉ?

Claro señor juez, lo amé con toda mi alma, amé desde sus palabras hasta los pasos que daba. Lo amé porque fué él el que me enseñó hacerlo, fué él el ladrón de mi primer beso sincero, fué él el que llenó mi vida y el que vació mi alma.

QUE… ¿POR QUÉ LO HIZO?

No lo sé bien señor juez, creo que para él solo fui una aventura, quizo sentir cariño espontáneo, por se comportaba como las olas: que llegan abrazan y luego se van. Fué simple su señoria, él no sentía nada, mientras que yo lo amaba puramente.

QUE…  ¿SI LO PERDONARIA?

No sé si lo haria, porque me robó el corazón y después lo destruyó sín importarle nada de nada, sín importarle el amor que yo sentía se fué y me dejó los recuerdos de compania. No sé si lo haría porque me dejó triste con su despedida, me hirió y aún trato de cerrar las heridas  y no puedo.

Por eso su señoria  hoy estoy aqui: tengo una causa justa para hacerlo , mi causa es el dolor de mi corazón. Yo sé que no soy nadie para juzgar, por eso le pido señor juez que medite mi caso, haga lo que crea conveniente, solo le pido que no lo dañe demasiado.

Aesta altura no sirve de nada pagarle con la misma moneda, simplemente haga justicia por un corazón que fué usado y tirado, haga justicia por mi por todos aquellos que sufren. Haga tan solo justicia para que podamos vivir en paz. Por favor le pido señor juez que a los ladrones como él les hagas dar cuenta que el amor no se roba , se conquista.

Me despido señor juez pero les dejo mi mensaje:

AMEN, AMEN SIEMPRE

AMEN COMO SI FUERA ALGO MÁGICO Y NO JUEGUEN.

DISFRUTEN ESE AMOR Y CONVIERTÁNLO EN ALGO ETERNO Y NO PASAJERO.

AMEN, Y SI ALGUNA VES SE EQUIVOCAN COMO YO

NO JUZGUEN LES PIDO POR FAVOR:

RECUERDEN QUE PARA ESO ESTÁN LOS TRIBUNALES DEL AMOR

 

Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta