Al conectarme con Dios

Soy el ave que arrulla la mañana
con sus trinos que salpican los silencios
y evade los barrotes de esa jaula
para internarse en el azul del cielo.

Soy el nudo de esa cinta, desatado,
por la simple constancia de mis dedos
que buscan crear en un poema
la voz impredecible del misterio.

Y esa música que mece los latidos
del corazón que parecía muerto
para darle compases melodiosos
y transformar en jardines los desiertos.

Soy la lluvia que besa los trigales
y el rocío que duerme entre los pétalos;
la miel que endulza los panales
y el aire que sostiene cada vuelo.

Soy el color triunfal del arco iris
que se eleva sobre la tormenta
y la palabra tierna que consigue
diluir a la otra que es afrenta.

Soy un beso, una mirada y un suspiro,
la lágrima, el dolor y la tristeza;
soy la mano que a la tuya ha sostenido
y apartado la piedra en que tropiezas.

Soy sin embargo una frágil criatura,
sólo una chispa de ese ser Divino,
que ansía deleitarse con la obra
que el Creador ha puesto en su camino.

Elsa Edith Tébere

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Al conectarme con Dios

  1. El Editor dijo:

    No tengo por costumbre comentar. Sólo responder una que otra consulta.
    Como soy una especie de “moderador” del sitio, me gusta tener un perfil bajo. Pero en esta ocasión, lo voy a hacer. Es que este poema lo amerita.
    Lo que más me gusta de él es el uso medido de la adjetivación (no muy común en nuestros días) y la construcción certera de las metáforas y las figuras.
    Destaco estos dos versos:

    “Soy la lluvia que besa los trigales
    y el rocío que duerme entre los pétalos;”

    ¡Cuánta poesía en dos líneas y ningún adjetivo!
    Hermoso!

    Gracias por participar del sitio.
    El Editor

  2. leomoretti leomoretti dijo:

    Me gustó mucho tu poema Elsa, gracias por compartirlo! 🙂

Deja un comentario