Entre flores y muselina

Entre flores y muselina

voló la idea de mujer que viniste a mostrarme,

sobreviviente de acróbatas y trampolines

tu beso se hizo lábil mariposa en mi boca,

recorrió la desnudez de la tarde y

el aroma de la transparencia

fundó largas horas de un imperio de cronos,

en un paraíso que creía olvidado y

en el cálido hueco de tu abrazo

la fe y los milagros se emborracharon de Dios.

Supieron las palomas de tu piel

como hacer nido en mi cuerpo y

la levedad de un alma confundida

entre flores y muselina

rescató la vertiginosidad de la vida.

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario