MANEJAR

 

Manejar como una loca.

Una enajenada que huye de su propio caos.

Hasta que el sueño me venza, hasta que se termine el camino, hasta que me quede sin
nafta. Irme, desesperadamente, irracionalmente escapar. Dejar todo lo que fue mi vida. Algo más que ausentarme o desplazarme hacia otro lugar.

Irme.
Desaparecer. Borrar mis huellas, mi existencia. Todo vínculo que me una a esa
que fui. A la que ya no quiero ser. A la que desconozco y conozco tan bien.

Irme en un giro de valentía por haber podido, y de cobardía por no haber podido antes.

Mucho tiempo antes.

Cuando tantas cosas aun eran posibles. Cuando la risa estaba cerca. Cuando mi piel era lisa.

Irme sin dejar rastro y a la vez esperando que me encuentren. Me buscarán, estoy segura, cuando la sangre de tu pecho se cuele bajo la puerta y denuncie que estás muerto.

Acerca de Lucrecia Mirad

Soy arquitecta y escritora. Dirijo y coordino el taller Laboratorio de Autor. En los veranos leemos en la Pretemporada Literaria. Escritora de novelas y cuentos cortos. Tambien incursiono en textos ensayísticos y por respeto a la poesía, ni lo intento. Batón y Poder, Fragmentos, Crimen en el Pasaje y Crónica de una Resurrección se llaman mis novelas. Tengo premios por cuentos cortos y muchos de ellos estan compartiendo antologías nacionales e internacionales. Nací en Casilda, viví en España y en Italia, y ahora en Rosario. Mi sangre árabe me hace nómade y mi sangre catalana me hace austera. Soy una alquimia de Mayo francés, hippie recargada, madre too much,compañera de mi compañero y terca. Soy tercamente optimista, por eso estoy aquí.
Esta entrada fue publicada en Cuentos. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta