LiL

Gris claro, todo al rededor teñido de gris.

De a ratos las cosas cobran una luminosidad peculiar, las cosas se ven mejor, mas nítidas.
Pero eso no importa demasiado, porque después de todo es algo que no podes modificar.
¿o si podes?
Aplastando el aire con tus dos manos, casi parodiando un aplauso pensás con toda la intensidad de tus fuerzas en el sol y en que salga.
Todo igual de gris que hace exactamente un minuto atrás, que hace una hora atrás, todo igual.
Se nota que todavía seguís siendo alguien mas entre todos.
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario