Libre.

Su mundo es como su imaginación se lo dice, esa combinación de olores, sabores y sensaciones que dan como resultado el paraíso mas ilógico. Ella camina y baila entre las cosas que no entiende ni quiere entender. Es observada, comentada, criticada, pero su sonrisa obliga al público a suicidarse en el vacío donde debería estar la explicación a por qué puede ser tan feliz.

Se viste sin saber qué es la moda, se arregla sabiendo qué es lo que le gusta, ama porque se siente digna de hacerlo. Ella escucha mas allá de las palabras, se conecta con el alma del mundo y lo usa como guía. Descifra los susurros y los silencios, conoce las verdades ocultas detrás de frases hechas y no hechas.

Cuando necesita ayuda la pide aunque acepta la ayuda que no necesita porque entiende que muchos necesitan ayudarla y no pretende romper la armonía de la vida.
En su oscuridad a veces llora porque cada lágrima acaricia su piel curando sus temores y dolores.

A ella la llaman ciega, aunque yo le digo LIBRE.

 

Acerca de Rouse

Casi bioquímica, cantante, compositora, escritora, seño de un taller de comedias musicales, administrativa; multifacética para resumir. Llevo escrito siete diarios íntimos, miles de cartas y algún que otro cuento o reflexión. Escribo porque a veces mi mente debe hacer back ups de tanto pensamiento contenido. No me gusta poner tildes, aunque a veces me esfuerzo y releo para completar. Creo que no hay mucho mas que decir sobre mí.
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario