Para ser leído en el avión

Te amo.

No en las cartas o en los susurros; no en el abrazo y el beso; no en la caricia o en el vuelo: el amor se revela plano, total, palpitante en esta resistencia a separarnos que nos hace temblar en alma.

Pero no habrá penas ni olvidos, ni ausencia ni nostalgia. Como polizonte en tu corazón, navegaré con vos. Tus ojos serán mis ojos, tus latidos los míos.

Cada vez que quieras verme sólo tendrás que cerrar los párpados, allí estaré ronroneándote y protegiéndote.

Sé que cada vez que quiera verte solo tendré que pronunciar tu nombre y aquí estarás para inundarme con tu prodigio.

 

Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Para ser leído en el avión

  1. Lucrecia Mirad dijo:

    ¡Rosi!.. cuanta amorosidad desde tanto amor!!! Lucre

  2. rosi dijo:

    Gracias. Otro abrazo rosarino

  3. Victor Carlos Victor Carlos dijo:

    El amor en cualquier distancia y a cualquier altura. Muy significativa tu producción, breve… pero mucho expresa. Vayan mis aplausos, un abrazo santafesino !

Deja un comentario