El café de la muerte deshace

El café de la muerte deshace
las exequias, lo que en la tierra
se integra
como una adivinación biodegradable
la borra
sobra un pocillo, cortado
lo unge hasta armar de sombras
la luz materna y crece
el ceño dibujado
sobre el mármol de óleo,
ahora un sorbo habita en dios
como los trompos
en el giro recluso de las cosas
que se pierden a la hora del concilio
mientras flota la diáspora
de azúcar pregonada
la tierra vuelve
ordena el tiempo

la muerte del café.

Acerca de Fabricio Simeoni

Nació en Rosario (provincia de Santa Fe, Argentina), en 1974, donde reside. Es poeta y periodista. Fue codirector de "Los Lanzallamas", revista de arte y literatura. Actualmente coordina el taller literario de la biblioteca Gastón Gori en Fisherton. Colabora con distintos medios radiales y gráficos. Participa en los ciclos de lecturas de poesía de su ciudad. En mayo de 2005 fue declarado artista distinguido de la ciudad de Rosario por su trayectoria poética, literaria y periodística. Dicho reconocimiento fue entregado por el honorable consejo municipal. En diciembre de 2006 fue reconocido artista de la provincia de Santa Fe, título otorgado por la cámara de diputados de dicha provincia en homenaje a su trayectoria literaria y periodística. Ha publicado: "Cronos" (notas periodísticas, "Los Lanzallamas", 2000, declarado de interés municipal), "Rey Piojo" (poesía, "Los Lanzallamas", 2001), "Calambre de los descensos" (poesía, "Los Lanzallamas", 2003), "Agua Virgen" (poesía, con fotografía de Federico Tinivella, menta producciones 2004), "Jardines Flotantes" (opúsculo de poesía, Junco y Capuli, 2005) y "Sub" (poesía, Ciudad Gótica, 2005). Integra las antologías "Los que siguen" ( "Los Lanzallamas", 2002)- "Dodecaedro de poetas" (edición del concejo deliberante de la ciudad de Rosario 2004) y "Pulpa" (Gato Grille, 2006)
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta