Compañía

Me siento inferior, invisible. Siento que molesto. Que soy la peor persona.                     Siento que no me puedo superar, que estoy estancada en el mismo mar, sin poder desembocar en el océano. En MÍ océano. En el profundo océano de mis sentimientos más íntimos, los cuales veo insuperables.                                                                                                  En el calmo océano que, ante el más mínimo comentario empieza a formar un tsunami. Un tsunami arrollador que se lleva mis lágrimas más dolorosas, esas que salen de mi alma. De mi alma oculta que sólo yo conozco, y que puedo asegurar que es tan frágil como un bebé de dos días de vida y tan ingenua como la simple ilusión de calmar mis tristezas escribiéndole a la nada, que siempre termina siendo mi amiga fiel, e imaginando que alguien algún día leerá esto y me entenderá. Es entonces en ese mismo momento en que la nada se convertirá en algo, en algo llamado compañía.

Acerca de Camila

Amante de las letras. Escritora amateur (ojalá futura profesional).
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario