EL JUEGO

Deja que juegue esta noche
Enredándome en tu cuerpo,
Mañana despertaré
Y comprenderé lo que hoy
Por hoy, no quiero.
Déjame fundirme entre tu piel
Y mis besos,
Que las horas pasen
Sin tener noción del tiempo
Y cuando amanezca, amor,
Déjame seguir el juego.
No es que crea lo que dices,
La verdad que no lo creo,
Ni cuanto dices te amo
O que todo esto es un sueño,
No soy la ingenua que crees
Y que engañas con silencios
Que se prolongan eternos
A la espera de mis ruegos
No te creas que me engaña
La pasión con que me amas
Conozco este juego de años
Y sus reglas, y sus trampas
Pero me gusta ver el dominio
Que crees tener sobre mi alma
Y te entrego ese poder

Que de golpe, me avasalla

Y te sientes tan fuerte

Conquistador de batallas
Llevándote como triunfo
Mis lágrima derramadas
Lágrimas de mujer
Que pronto se enjuga y pasa
Porque Dios nos dio fortaleza
Que templa el alma.
No te equivoques, no,
Este juego
del cual te crees dueño
Lo elaboraste hace años
Y yo simplemente juego,
Juego como vos
Con aciertos y sin ellos.

 

Acerca de Javier Paris

Rosarino nacido en el 73. Periodista egresado de TEA promoción 2000 .Aficionado a la lectura y re sembrando la semilla de la escritura.
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Una Respuesta a EL JUEGO

Deja una respuesta