Destino

“El destino no cedió ni una sola de las jugadas que preparaba con minucia de artífice”                                                                                                    Manuel Mujica Láinez

Amaneció desterrada en el sillón con los ojos hinchados y el cuello rígido. Despojada de certezas, intuyó noviembre por  los crisantemos en flor, aún cuando un resabio de luna dibujado al descuido sobre el cielo virgen de nubes, no hacía otra cosa más que confundirla. Así, desnuda y recién levantada, salió al balcón a gritar su nombre para atestiguar su existencia.

Al menos lo  había intentado todo.  Ni la sinuosidad de su cuerpo, escabrosa tentación para cualquiera, le había servido para persuadirlo.  Ni sus senos almidonados de juventud lo habían hecho desistir. Si al menos le hubiera dado un quizás, un pequeño destello de esperanza, algo que para un hombre significa tan poco y para una mujer, todo un mundo. Pero él era así, cómodo en la mansedumbre de lo conocido, y ella tan volátil como el aire.

– Dale, seguime. O acaso no me querés?

– No puedo.

Ni siquiera desconfió de su amor, tan cierto como incompleto. Es que acaso no quería amarla más?  Y en lo esponjoso de los recuerdos, celebró el encuentro con gracia exquisita.

Y en lo tenue de la despedida,  anheló olvidos con sutil desconsuelo.

Ya no podía volver atrás. La esperaban cientos de ruiseñores al final del día.

 

Esta entrada fue publicada en Cuentos, Libros, Talleres Literarios. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Destino

  1. Mariela dijo:

    Lucrecia, muchas gracias por tu comentario. Veo que sos palabra calificada en este mágico mundo de las letras, lo cual me hace sentir doblemente honrada.
    Te invito entonces a curiosear mi blog: http://www.azuldepapel.com. Todavía austero, recién empiezo a alimentarlo…
    Cariños.
    Mariela

  2. Lucrecia Mirad dijo:

    Me gustó mucho tu texto. Breve, escencial, poetico, buen uso de las palabras, mucho clima, mucha emoción…Lucrecia

Deja un comentario